Origen del aire acondicionado
Origen del aire acondicionado

26 de marzo de 2024

El aire acondicionado, tal como lo conocemos hoy, es el resultado de varios siglos de desarrollo en la refrigeración, ventilación y control de la humedad. La necesidad de ambientes interiores más frescos y controlados es tan antigua como la civilización misma, pero no fue hasta el siglo XIX que se hicieron avances significativos hacia la invención de sistemas mecánicos para el acondicionamiento de aire.
Willis Carrier
Willis Haviland Carrier (1876–1950)
Ingeniero e inventor estadounidense

Willis Carrier. Puede que ese nombre no le diga nada a la inmensa mayoría de las personas del planeta, y es normal, ya que no buscamos día a día a quienes idearon aquellos objetos de los que hacemos uso, sería una tarea imposible. 

Willis Carrier fue capaz de controlar el clima, en el interior de los hogares, y no con magia, sino con inteligencia. Todos, o casi todos, tenemos una deuda con él. Gracias al Sr. Carrier podemos darle a un botón y activar una máquina que nos protege del abrasador calor, el aire acondicionado, sin el que ya vivir parece imposible. 

AIRE 085
Aparato de aire acondicionado instalado por Corneclima

Desde niño, Carrier, tuvo interés en montar y desmontar aparatos de todo tipo y condición, pasatiempo que acabó por llevarlo a estudiar Ingeniería Eléctrica. Poco después de graduarse empezó a trabajar en una empresa de ventiladores, bombas de calor y extracción y salida de aire, de nombre Buffalo Forge. Allí desarrolló aparatos capaces de secar madera y café, lo que le hizo ganarse un nombre y ascender.

En 1902 el encargado de una imprenta solicitó a la empresa en que trabajaba Carrier un sistema para mejorar la calidad del aire, puesto que el calor estropeaba el proceso de impresión del color. Fue entonces cuando Carrier, mientras paseaba y observaba un andén, llegó a la conclusión de que se necesitaba secar el aire filtrando por un rocío de agua que podría condensar la humedad. 

Así surgió un objeto que absorbía el aire húmedo y cálido y lo devolvió como una brisa fresca y seca, el primer aparato de aire acondicionado. A partir de aquel momento, el aire fresco llegó a muchos espacios públicos, no solo en EE. UU., sino también fuera, siendo de los primeros un edificio y un transatlántico, ambos japoneses. 

Buffalo Forge cerró y en 1915 Willis Carrier junto con otros compañeros de su antigua empresa, fundó Carrier Engineering Corporation.

En 1926 Carrier presentó el primer acondicionador de aire doméstico, siendo una revolución y dando la posibilidad de tener temperaturas más frescas en cualquier tienda u hogar (siendo él el primero en tener uno). Ya en la década de 1950 tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y el boom económico, ayudó a desarrollar y extender el aire acondicionado por todo el planeta de manera imparable. 

En la actualidad la empresa fundada por Willis Carrier sigue existiendo, cuenta con fábricas, centros de investigación y diseño por todo el mundo. La compañía se ha adaptado en los últimos años, comprometiéndose a conservar el medioambiente.

Willis Haviland Carrier contribuyó a aumentar la producción industrial durante el verano, facilitando el trabajo con altas temperaturas y dando pie a muchas personas a trasladarse a las zonas más cálidas, ya que trabajar allí ya no suponía algo inaguantable. Creó una industria esencial para la producción global y el confort personal.

Si necesitas un cambio de aire o quieres uno en tu casa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Formulario de contacto

Rellena y envía el siguiente formulario y nos pondremos en contacto tan pronto como nos sea posible.


    Información Básica Protección de Datos

    RESPONSABLE TRATAMIENTO: Corneclima, S.L.

    FINALIDAD:

    1. Responder a las consultas y/o proporcionar informaciones requeridas por el Usuario.
    2. Enviarte noticias relacionadas con la privacidad, el derecho digital y la propiedad intelectual e industrial a través del mail.

    LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado.

    CESIONES: No se prevén cesiones, excepto por obligación legal o requerimiento judicial.

    DERECHOS: Acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad, revocación del consentimiento. Si consideras que el tratamiento de tus datos no se ajusta a la normativa, puedes acudir a la Autoridad de Control (www.aepd.es).

    INFORMACIÓN ADICIONAL: Consultar nuestra política de privacidad.